El ROC de la Cárcel (II)–Los viejos ROCkeros nunca mueren

31 octubre, 2010

 

Cariño, ¿a dónde dices que te han enviado el ROC los de la Junta?

Hace unos días tuvimos un claustro monográfico sobre el ROC, tras otro ordinario que duró más de dos horas. Nuestro director nos obsequió con un bello pagüerpoin en el que se nos narraba cómo el ROC, cual armadura de kevlar, nos protege a los docentes de las inclemencias sociales y cómo hará de los centros de secundaria unos paraísos de educación finlandesa. He de reconocerle a mi dire que no eludió algún punto incómodo sobre sus nuevos superpoderes, pero, ay, se le olvidó mencionar los soviéticos detallitos con los que la Junta dejará la mediatriz de nuestras nalgas como un whopper demasiado hecho. Ni qué decir tiene que, cuando pedí la palabra (tras dos horas y media de enclaustramiento), mis compañeros, indiferentes ante el ROC o el pop, abandonaron la Sala de Profesores en masa. Lo que sigue es una ficción sobre las posibles consecuencias de una política educativa nefasta, en cocktail con una dejación de responsabilidades sociales rayana en la delincuencia. Les ruego disculpen el uso ocasional de alguna perla de lenguaje grueso, sin llegar a la obesidad. Que sea literatura de anticipación o mera ucronía depende de usted y de mí. Recuerden aquello que dijo Marx enmendando la plana a Hegel: la historia acontece como tragedia y se repite como farsa.

Hace ya algunos años que el muyahidín Ali Qatar desembarcó subrepticiamente en la costa almeriense. A los poco avisados les pareció otro magrebí en busca de una vida mejor. Sólo él y el comendador de los creyentes saben la verdad: Ali Qatar, cual nuevo Tarik, está destinado a arrancar Al Andalus de las manos infieles. Al alcanzar la orilla creyó haber muerto y alcanzado una versión fondona del paraíso de las huríes. Su confusión  aumentó al ver varones igualmente en bolas, en versiones tanto hirsutas como metrodepiladas.

 
 
 
 
 
 

Huríes para el creyente de gustos, digamos, amplios

 

Poco después supo que había desembarcado en Vera, meca del despelote infiel. Largas estaciones recolectando pepinos, higos, melones y pimientos bajo plástico no contribuyeron sino a fijar en su mente iracunda la humillación de su genital equívoco.

 

Los vege(ni)tales, obsesión de Qatar

Abandonó el cultivo intensivo por la construcción en la época del pelotazo, especializándose onomásticamente en el embaldosado de inodoros. A lo largo de los años, siguiendo el plan diseñado en su madrasa, Qatar había logrado infiltrarse en el tejido social almeriense gracias a sus estudios de psicopedorretología, participando en cualesquiera organizaciones no gubernamentales, aunque mantenidas, paradójicamente, con dinero público. Su disposición al medro le facilitó permiso de residencia y trabajo vía matrimonio con una española tan ayuna de coyunda como él de papeles.  Totalmente integrado en la vida española, obtuvo una plaza de orientador en las últimas pseudooposiciones a profesor de instituto por el cupo de discapacitados, alegando que el roce inguinal de su mayestático príapo (él lo llamaba su “falo de Hércules”) le provocaba una contorsión en los andares similar a la provocada por una reciente consumación pasiva del coito inter pares. El tribunal, alarmado y divertido, se dispuso a dar fe de tamaña circunstancia (o circunstancia del tamaño) calibrando el quinto miembro del opositor Qatar. Primero sacaron una cinta métrica de sastre. Tras la primera ojeada, desecharon la cinta y sacaron un decímetro milimetrado. Concluyeron que el opositor Qatar presentaba un delirio de grandeza por sinécdoque con grado de discapacidad mental del 35%, y, por tanto, plenamente compatible con su labor de orientador. A pesar de la dura competencia del resto de charlatanes y chalados, la corrección política del tribunal obró el milagro y Qatar devino funcionario de carrera.

Sabedor de que irse al destino definitivo que le toque a uno en concurso de traslados es para parias, se procuró una comisión de servicios… para un centro de nueva creación en la playa de Vera, justo en donde se inició su ibérico periplo. Era el año de implantación del nuevo ROC. La directora del instituto, una enrollada profe-colegui de la buena psociedad, estaba encantada con la idea de tener un orientador moro. Como lo tomó por maricón debido a sus andares equívocos,  lo nombró coeducador. Recordemos que el ROC permitía a la directora asignar la reducción horaria a cargos y jefaturas del instituto como le viniera en gana. La directora, viendo que Qatar reduplicaba el misterio de la Santísima Trinidad  siendo uno y trino (orientador, moro, gay) le concedió una reducción de 30 horas, que básicamente funcionó, durante el primer año, como una orden de alejamiento del centro. El instituto, sin orientador ni coeducador, iba como la seda. Alarmado, el inspector indagó los motivos del buen funcionamiento del centro y devolvió a Qatar al redil para que las cosas volvieran a su desorden natural.

Lejos de frustrar a Qatar el tener que acudir a su centro de trabajo, se dio cuenta de que su labor de orientador y coeducador le dejaba mucho más tiempo libre que no ir al instituto. Aprovechó los medios que la Consejería de Educación ponía inavisadamente a su alcance para vertebrar una tupida red de yihadistas educativos en la costa almeriense y, en particular, en su centro. Todos los puestos de alumnos y padres del Consejo Escolar, vacantes por desidia, fueron ocupados por celosos muyahidines. La primera decisión del recién electo Consejo Escolar fue proponer el cambio del nombre del instituto (hasta aquel momento, IES CortijoDido) al de IES Mohammed Atta Puerca, cuya rica polisemia aludía al rigor (mortis) en la ejecución de los planes del buen yihadista, y a sus ideales socioevolutivos. El Delegado de Educación, partidario de políticas zapatéticas de rendición preventiva ante etnias no-pálidas y credos no judeocristianos, aplaudió la idea y dio el visto bueno. La segunda decisión fue sustituir el articulado del ROF del centro por la sharía, medida expeditiva que cortó por lo sano con hurtos menores y pecadillos de la carne, amén de acabar con los resfriados del alumnado femenino mediante su amortajamiento integral.

 
 
 

No, no te tires, que te vas al fondooo...

Miembra de la Equipa Femenina de Natación "Las Pitufas", del IES Mohammed Atta Puerca

 

Tras ello, Qatar propuso la inclusión en el Proyecto Educativo del centro de una completa batería de actividades formativas obligatorias para los docentes. Citemos algunos cursillos: “Coeducación para hirsutos”, “Liberación de la mujer africana: ablando se entiende la gente”, “Andalucía Imparable: Física de la Caída Libre” “Concesión de Comisiones de Servicio y otros fenómenos paraanormales”, “Del catedrático de instituto al psicopedorreto/a: evolución política e involución monolítica”, … La siguiente iniciativa Qatatónica consistió en una visita a la Mezquita de Córdoba con los alumnos del PCPI de Mantenimiento de Edificios. Culminando la obra que el recientemente fallecido Mansur Escuredo dejó inacabada, los alumnos de Qatar tomaron la Mezquita por asalto ante el aplauso de las autoridades psocioeducativas, asalto interpretado como justa aplicación de la ley de Memoria Histórica con un laxo lapso temporal.

¿Quién pondrá coto a las sagaces maniobras de Ali Qatar? ¿Quién impedirá que la junta de Andalucía se gaste una pasta en dar clases de árabe mientras que en los centros no hay ni para papel higiénico?

¿Tenemos unas autoridades laicas, cultas, que crean en una enseñanza pública de calidad y en una sociedad racional, no esclavizada a un dogma cruel? ¿Que no cedan ante los que más gritan, y que crean que los hijos de los trabajadores tienen derecho a una formación de calidad?

Ja, ja, ja, ja…

No, amigos. Esto no es Francia ni Alemania. Los alcaldes psociatas y los concejales de Izquierda Hundida se matan por presidir procesiones semanasanteras y, a la vez, le dan el oro al moro. Asumamos nuestra idiosincrasia.

El fuego se combate con el fuego. Nuestra única esperanza es Kiko Argüello. Él, con su Opus Dei para canis. ¿Por qué? El Opus propugna alcanzar la santidad por el trabajo. Los kikos la alcanzan follando. La fantástica tasa de natalidad de los kikos, que se reproducen como conejos a pilas, es lo que podría repoblar los institutos, a medio plazo, con jóvenes católicos recios, estólidos, invulnerables ante la infección del relativismo cultural…

Kiko Argüello explica lo de "Creced y Multiplicaos": "Multiplicaos es follandooo..."

¿Les parece que exagero? ¿Acaso afirmo que el nuevo ROC es el culpable de una invasión psociomora y que hay que caer en el otro extremo ? No, no es esto. Más bien es todo un desastre causado por unos okupas que llevan treinta años en una casa que es de todos, gastando el dinero de todos… y, lo que es peor: tolerados por la mayoría con una mezcla de complicidad (algunos) y fatalismo (muchos) que ha amputado muchas oportunidades de cambio.

Anuncios

El ordenador nuevo del emperador, o de la Escuela 2.0 como McGuffin (III): El Profesor Cableado

22 octubre, 2010

Instalación casi completa de la última distribución de Guadalinex

 

Para los que no peinamos canas (no por nuestra juventud, sino porque la alopecia nos va dejando mondos y lirondos, y ya ni nos peinamos) es enternecedor ver aparecer por el instituto una nueva hornada de profesores en prácticas. Como viajeros inexpertos, aparecen pertrechados furiosamente de la más varia impedimenta. Recuerdo a uno que llevaba el maletín del portátil, un par de mapas, un fajo de cuadernos y un sinfín de material fungible que caía fungido por las escaleras a medida que se acercaba al matadero. Angelito. Ni uno solo de sus gadgets le libró de ser masticado hasta la pulpa por nuestros entrañables humanoides. A veces se nos olvida lo fundamental: dar clase implica establecer una relación personal con cada alumno. Eso es lo único que nos hace imprescindibles. Todo lo demás son herramientas, pero, si falta un auténtico diálogo, las herramientas no son más que un decorado vacío de actores.

Ese mismo día, Z., una simpática profesora en prácticas, revoloteaba por la sala de profesores enchufando su laptop en todos los orificios susceptibles de conducir corriente o datos, incluyendo la máquina del café. Estaba azorada porque había intentado editar una presentación en pagüerpoin en un ordenador de la junta y, como es normal, el pagüerpoin había sido triturado hasta los protones. Justo antes de la clase en que lo iba a usar. La crisis, con la modesta ayuda de su seguro servidor, se arregló in extremis. Z., enjugando su última gota de sudor, dijo: “¡Menos mal! A mí me gusta ser divertida en mis clases, y sin mis pagüerpoins, ¡yo no puedo ser divertida!”


Manual del perfecto resistente

2 octubre, 2010

Qué duda cabe de que la Consejería de Educación es una benéfica institución que vela por los intereses del Cuerpo (y del Espíritu) de Profesores de Enseñanza Secundaria. Sin embargo, al igual que las madres con síndrome de Münchhausen, la Junta puede, y perdonen el uso de lenguaje poético, jodernos vivos con su tóxico amor. Por eso es recomendable la lectura atenta del siguiente opúsculo:

Este libelito, cortesía de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), advierte de forma preclara algunas situaciones en las que nuestros superiores jerárquicos -sabedores de que demasiada información nubla las entendederas del lacayo y le inspiran una maléfica ansia de libertad- nos llevan, como se dice popularmente, al huerto y nos tratan, no ya como a infantes a los que se dirige sin consultar, sino como a reses estabuladas. Que es, por otro lado, lo que nos merecemos, dado el nulo orgullo que nos esforzamos en exhibir siempre que tenemos ocasión.

P. S. Acabo de reparar en que no les he revelado que, desde finales del curso pasado, soy asociado de APIA. Lo he hecho con el convencimiento de que equivocarse siempre es mejor que no hacer nada. Son libres de opinar lo que quieran, como siempre, y les agradecería que lo hicieran.


Es de bien nacidos, incluso de mal nacidos, ser agradecido

25 abril, 2010

 

Hemos observado en algún foro, de cuyo nombre queremos y no podemos acordarnos, algún comentario crítico con la última Oferta de Empleo Público para el Cuerpo de Inspectores de Educación. En concreto, con la reserva de 17 plazas (la cuarta parte, una vez excluida la reserva para discapacitados) para los probos directores cuya rectitud haya sido incuestionada por el laaaaargo lapso de doce años.

La rectitud (cualidad de recto) de los directores

Rectitud, o cualidad de recto

¡Pero, queridos míos! ¿a qué viene ese resquemor? No comprendemos que tal reserva cause espanto ni maravilla. En este país, en el que se le dan papeles a un inmigrante con un bonobús (o casi), en que te dan el graduado escolar tras un máximo de seis años de no hacer ni el huevo, en que se convocan oposiciones de la Srta. Pepis para hacer fijos a los interinos antes de tener que jubilarlos, ¿cómo no hacer inspectores a quienes, por doce años, han tenido la rara habilidad de cerrar el principio del canal alimenticio y abrir su final al mismo tiempo? ¡Qué menos! De hecho, prosiguiendo el argumento hasta su reducción al absurdo (o no), el PE aporta el candidato ideal a inspector de educación:

¿A que su inspector actual es aún más bizco?

¡Sí, señores! ¡El Cani Bizco! Les daremos argumentos de sobra para avalar nuestra modesta propuesta. El Cani Bizco (CB) conoce a la perfección el sistema educativo: Infantil, Primaria, ESO, PGS, PCPI, ESA, ESPA, FP, escuela-taller… en todas las etapas ha agotado las convocatorias y a sus profesores. Bueno, verdad es que el CB no ha pisado las aulas de Bachillerato, pero como ésa es una etapa en vías de extinción, podemos obviarla. Conoce de sobra la legislación, ¿cómo si no ha podido aprovecharse de todas las becas y ayudas ofertadas por la benemérita Junta? El CB es un experto en lidiar con la directiva de los institutos, especialmente con el Jefe de Estudios. Y lo sabe todo sobre actividades extraescolares y complementarias, ¡no en vano está siempre expulsado o de rabona, chorando en el Carrefour de La Palmilla! Para acabar la relación de méritos, nadie sabe más que el CB de infraestructuras y obras necesarias en el centro escolar. ¿Acaso no es él mismo quien lo ha destrozado? ¡El Cani Bizco, a inspector!

P.S. Ya saben que Finlandia ocupa siempre los primeros lugares en el informe PISA. ¿Qué hicieron a principios de los años 90? Eliminar la inspección. ¿Y, en dónde hemos encontrado la información…?


Por qué los profesores jamás ganaremos una huelga

24 abril, 2010

 

El PE charla con P. a la salida de las clases. P. es un atípico profesor de instituto. No dice lugares comunes. Lee. Es un Jeckyll & Hyde cultural que pasa sin rubor de cantar por los Chunguitos a los Kindertotenlieder de Mahler, en el mismo golpe de voz. Es capaz de escribir sin faltas de ortografía, de abrir signos de interrogación y exclamación. Además, P. tiene una vida laboral anterior a la enseñanza, con lo que no está aquejado de ese melancólico mal causado por respirar desde la infancia a la jubilación aire cargado de polvo de tiza. Esa pleuresía del docente.

Bien, como decíamos, PE y P. charlan sobre sendos vasos de cerveza, llevándose la contraria como de costumbre, sobre avatares de la profesión; en concreto, sobre las pequeñas miserias y cainismos que conforman, pincelada a pincelada, el maloliente fresco de la vida diaria escolar. Y P. asesta una de sus estocadas, lo que Larson llama un “classic conversation stopper”:

-En esta profesión uno no tiene compañeros; se tienen vecinos.


Divide y vencerás

20 abril, 2010

 

Pasó el día 14. Pasó el aniversario de la II República y la convocatoria de huelga de FASE-CGT. Casi todos coincideremos en que la evacuación de aguas mayores y la ingestión de alimentos son actividades necesarias y respetables y, sin embargo, también estaremos de acuerdo en que no deben efectuarse al mismo tiempo. No es así para nuestros camaradas anarquistas, que mezclaron churras con merinas en sus reivindicaciones (no al ROC, estabilidad de los interinos, jubilación a los sesenta, celebración de la instauración de la II República…). En fin, quizás la huelga del día 14 haga tambalearse los cimientos de la monarquía parlamentaria; el PE augura a este paso, empero, más vida al ROC que a la borbónica dinastía. Supeditar la reivindicación laboral a la política devalúa la primera. Y pedir un poco de todo es pedir mucho de nada.  En el centro del PE nadie (salvo el PE) sabía de la convocatoria del día 14, lo que dice bien poco de su difusión, al menos, por los pagos por los que se mueve el PE. ¿Por qué el resto de las organizaciones docentes, si lo que querían era protestar contra el ROC, no se sumaron a la convocatoria de APIA (profesional, no política), y sí a la de FASE-CGT, con sus muchos puntos reivindicativos? Sólo se nos ocurren razones personales y, si hay más, rogamos nos iluminen. Y mientras tanto, asistimos al a-troll-pello de la gramática en diversos foros docentes por anónimos personajillos que, emboscados en sus apodos, se enzarzan en peleas de almohadas. Es curioso cómo el humanoide que cree salvaguardado su anonimato, bien tras el volante de su coche, bien tras el teclado de su ordenador, decreta suspendidas las más elementales normas de conducta.

Dos huelgas con distintas convocatorias en menos de una semana. En fin; creemos que fue Marx, enmendando la plana a Hegel, quien dijo que los hechos históricos acontecen como tragedia y reaparecen como farsa. ¿O habrá sido al revés?


Contra la humanidad, con motivo de los profesores de secundaria (I)

30 marzo, 2010

 

Probablemente fue Groucho Marx quien dijo aquello de que jamás pertenecería a un club que le aceptara como socio. Bien, en todo caso, de todos los hermanos Marx, es más probable que lo dijera Groucho y no Karl. Esto viene al caso porque la patológica relación del PE con su trabajo es la evidencia de pertenecer a un club que le acepta como socio, pero que él desprecia. Ah, los profesores de secundaria. Cuántas veces ha ido paseando el PE con su pareja y, al ver acercarse una grey incolora, le ha susurrado “¿qué te apuestas a que son profesores de instituto?”… al cabo del rato se distingue la cansina melopea sobre los concursos de traslados, que se pierde felizmente en la distancia mientras apretamos el paso. Puf.

Recuerdo un chiste que me hizo cierta gracia: “¿qué es un arquitecto? un tipo que no tiene lo que hay que tener para ser ingeniero ni es lo suficientemente afeminado para ser diseñador” (perdonen la falta de tacos, que hace el chiste ilegible; sólo digo tacos a cara descubierta). Se lo conté a un amigo arquitecto que, curiosamente, no lo recibió con aplausos. Pues bien: iba a adaptar el chiste a los distintos cuerpos docentes, pero me han surgido dudas. Me decanto por la siguiente versión: “¿qué es un profesor de secundaria? un tipo que no es lo suficientemente afeminado ni para ser maestro ni para ser profesor de universidad”. En fin, como me dijo X (que es gay) de nuestro común conocido Y, cuyo ambiguo aspecto genera equívocos entre unos y otros: “¿Y? ése no es ni maricón.