Ars Moriendi

31 diciembre, 2012

¡Hola, lectores de todas las especies! Un año se muere, y, con él, desaparece esta bitácora. Definitivamente. Detesto esos sitios web que languidecen sin actualizarse, sin que se sepa si alguna vez se renovarán. No va a ser  el caso de esta página (al menos, no lo será más). Nació por unas razones, pervivió por otras y ahora muere.  Sencillamente, ya no cumple ni siquiera la función de divertirme  o divertirles. No es por falta de motivos por los que escribir. De hecho, varias cosas se me quedarán en el tintero para siempre. Quizá sea mejor así. Seguro que es mejor así.

Como regalo de despedida les dejo este pequeño bocetito de otra entrada del “Proyecto Genoma Humano”.  No me cuesta trabajo aventurar lo que podría uno encontrarse subiendo un par de ramas del árbol genealógico de nuestra bienamada consejera… ¿se acuerdan de M, el vampiro de Düsseldorf?

MarLorre

Cuídense mucho. Les va a hacer falta.