El ordenador nuevo del emperador, o de la Escuela 2.0 como McGuffin (III): El Profesor Cableado

Instalación casi completa de la última distribución de Guadalinex

 

Para los que no peinamos canas (no por nuestra juventud, sino porque la alopecia nos va dejando mondos y lirondos, y ya ni nos peinamos) es enternecedor ver aparecer por el instituto una nueva hornada de profesores en prácticas. Como viajeros inexpertos, aparecen pertrechados furiosamente de la más varia impedimenta. Recuerdo a uno que llevaba el maletín del portátil, un par de mapas, un fajo de cuadernos y un sinfín de material fungible que caía fungido por las escaleras a medida que se acercaba al matadero. Angelito. Ni uno solo de sus gadgets le libró de ser masticado hasta la pulpa por nuestros entrañables humanoides. A veces se nos olvida lo fundamental: dar clase implica establecer una relación personal con cada alumno. Eso es lo único que nos hace imprescindibles. Todo lo demás son herramientas, pero, si falta un auténtico diálogo, las herramientas no son más que un decorado vacío de actores.

Ese mismo día, Z., una simpática profesora en prácticas, revoloteaba por la sala de profesores enchufando su laptop en todos los orificios susceptibles de conducir corriente o datos, incluyendo la máquina del café. Estaba azorada porque había intentado editar una presentación en pagüerpoin en un ordenador de la junta y, como es normal, el pagüerpoin había sido triturado hasta los protones. Justo antes de la clase en que lo iba a usar. La crisis, con la modesta ayuda de su seguro servidor, se arregló in extremis. Z., enjugando su última gota de sudor, dijo: “¡Menos mal! A mí me gusta ser divertida en mis clases, y sin mis pagüerpoins, ¡yo no puedo ser divertida!”

Anuncios

4 Responses to El ordenador nuevo del emperador, o de la Escuela 2.0 como McGuffin (III): El Profesor Cableado

  1. Carlos O' Dhurann dice:

    En casos como éste nunca puedo evitar acordarme de aquella célebre sentencia de “el nota” en El Gran Lebowski: “Yo todavía me hago pajas con la mano”. Disculpen el lenguaje soez y la ausencia de pedantería filológica en esta ocasión.

    • Estimado O’Dhurann, ya dijo el profeta que la diestra es para empuñar la espada y la siniestra para asearse la retaguardia. Ahora entiendo que lo de “espada” no era sino una marcial metáfora del hobby primario de todo varón ocioso con mucho amor en oferta y poca demanda. Otrosí, ¿ausencia de pedantería filológica? jamás detecté presencia de la misma en sus escritos. Yo hablo así y los que me rodean así me hablan. Soy incapaz de enunciar una oración sin proposiciones subordinadas, aunque no haga proposiciones a mis subordinadas. Así soy yo: mitad monje, mitad soldado, todo beodo.

  2. polo dice:

    ¡Dios mío! ¿Pogüerpoin divertido? ¿Desde cuándo? Adiós al ingenio, hola al muermo. Saludos al no pensar y al no cautivar a un público con la palabra. Bienvenida a la pereza.

    • Coincido con usted, amén punto por punto. ¿No le parece, además, que de los varios artefactos engendrados por la ofimática, el pagüerpoin es el más sobrevalorado en las aulas? Es lento, no interactivo… es una clase magistral para cibercatetos. Gracias por pasarse, Polo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: