Ars Moriendi

31 diciembre, 2012

¡Hola, lectores de todas las especies! Un año se muere, y, con él, desaparece esta bitácora. Definitivamente. Detesto esos sitios web que languidecen sin actualizarse, sin que se sepa si alguna vez se renovarán. No va a ser  el caso de esta página (al menos, no lo será más). Nació por unas razones, pervivió por otras y ahora muere.  Sencillamente, ya no cumple ni siquiera la función de divertirme  o divertirles. No es por falta de motivos por los que escribir. De hecho, varias cosas se me quedarán en el tintero para siempre. Quizá sea mejor así. Seguro que es mejor así.

Como regalo de despedida les dejo este pequeño bocetito de otra entrada del “Proyecto Genoma Humano”.  No me cuesta trabajo aventurar lo que podría uno encontrarse subiendo un par de ramas del árbol genealógico de nuestra bienamada consejera… ¿se acuerdan de M, el vampiro de Düsseldorf?

MarLorre

Cuídense mucho. Les va a hacer falta.

Anuncios

La mala coeducación

27 enero, 2011

Hola a mis trillones de lectores; aquí me tienen. No me había despedido a la francesa, aunque lo he fingido a la perfección. No esperen actualizaciones frecuentes de esta página en los próximos meses; si quieren estar al tanto de futuras novedades, lo más fácil es que se suscriban por correo electrónico. Gracias por quererme, como decía José Luis Rodríguez (No ZP, sino “El Puma”).

 Estaba hace unos días en la cocina, ocupado con labores impropias de mi sexo, cuando entró mi señora. Quería enseñarme una hoja de papel. En ella, tórpidamente manuscrita, se describía una tareíta encomendada a nuestra hija menor en su cole. Rezaba así:

 “Queridos-as Mamás y Papás: Os propongo la siguiente actividad para conmemorar el día de la Paz y la No Violencia. La idea es crear, con la inigualable colaboración de vuestros-as hijos-as un cuento o historia breve donde el adverbio “No” desaparezca. Por supuesto, se trata de relatar cosas bonitas, positivas, amables, divertidas, en definitiva cuentos llenos de PAZ, ARMONÍA, ALEGRÍA Y COEDUCATIVOS.”

 Hubo un fugaz intercambio de miradas y monosílabos que interpreté como una sutil invitación al ejercicio de la literatura infantil. Acabé de pasar el mocho, me quité el delantal y me abandoné en manos de las musas.

Al cabo del rato, resoplante y satisfecho, aparecí en el salón con el siguiente relato:

 Éranse una vez un par de enanitos que vivían en mitad del bosque. Uno se llamaba Sí y estaba siempre muy contento; ayudaba a todos sus vecinos y tenía palabras amables para los demás. El otro enanito se llamaba No y era muy gruñón. Nunca ayudaba a los demás y tenía muy mal carácter.

Un día, apareció en la aldea de los enanitos un troll llamado Pat Adones, calzando unas terroríficas botas Dr. Martens con punteras de cromo-vanadio. Sobre el hirsuto pecho llevaba un emblema que decía: “COJA (Coeducador Oficial de la Junta de Andalucía)”. El troll Pat se dirigió al enanito No y le preguntó:

-Dime, infraser, ¿quieres que aseste con mis recias botas un certero patadón en tus diminutas esferuelas?

Como era su costumbre, el enanito No replicó agriamente:

-¡NO!

Pat Adones contestó: “Sea”; a continuación, se dirigió al enanito Sí:

-Dime, mascotilla, ¿quieres que descargue con mi calzado homicida una mayestática coz en tus minúsculas canicas?

Con una sonrisa de oreja a oreja, el enanito Sí contestó:

-¡SÍ!

El artero Pat liberó toda la potencia muscular de su tren inferior derecho. La puntera de su Dr. Martens describió un arco que culminó en el perineo del enano afirmativo. La onda expansiva hizo que los ovoides de Sí eclosionaran en la parte superior de su cabeza.

¿Creían que lo de arriba eran orejas?

A partir de entonces, al enanito Sí le llamaron el enanito Sin. Quedó definitivamente coeducado.

 

Me costó trabajo convencer a mi esposa sobre la pertinencia de la historieta, y aún más a los funcionarios de los Servicios Sociales de que la integridad física y moral de la niña está perfectamente asegurada.


Proyecto Genoma Humano (III): José Montilla, a.k.a. La Hormiga Subatómica

29 noviembre, 2010

En construcción: espérense al final del día para el sesudo análisis Estupefacto de los resultados de las Erecciones Catalanas, con la extensión de un koan zen pero con la profundidad de una incursión de Nacho Vidal en la retaguardia adversaria. Dicho esto, les dejo con una muestra de un rótulo que, a buen seguro, Artur Mas no se atreverá a multar, puesto que no sólo no contraviene la política lingüística de la Yeneralitatt, sino que es fiel muestra de esa Catalunia bilingüe en polaco e inglés que está tan, tan, tan cerca de conseguir:

Exactamente, ¿cuál es su producto con más demanda, amigo?

¡Bien, ya estamos aquí! Una imagen vale más que mil palabras, así que ¡no digamos tres! Afirman los maldicientes que superMontilla se ha metido una severa costalada en las elecciones de ayer, y que va a desparecer de la escena; ¡craso error! tan sólo ha mutado sus poderes para llevar, a partir de ahora, los postulados psociatovergentes a escala de neutrones y neutrinos:

más

igual a…

Venga, Pepe, a descansar… esto es: nosotros, a descansar de usted; y, usted, a más ver.


El ROC de la Cárcel (II)–Los viejos ROCkeros nunca mueren

31 octubre, 2010

 

Cariño, ¿a dónde dices que te han enviado el ROC los de la Junta?

Hace unos días tuvimos un claustro monográfico sobre el ROC, tras otro ordinario que duró más de dos horas. Nuestro director nos obsequió con un bello pagüerpoin en el que se nos narraba cómo el ROC, cual armadura de kevlar, nos protege a los docentes de las inclemencias sociales y cómo hará de los centros de secundaria unos paraísos de educación finlandesa. He de reconocerle a mi dire que no eludió algún punto incómodo sobre sus nuevos superpoderes, pero, ay, se le olvidó mencionar los soviéticos detallitos con los que la Junta dejará la mediatriz de nuestras nalgas como un whopper demasiado hecho. Ni qué decir tiene que, cuando pedí la palabra (tras dos horas y media de enclaustramiento), mis compañeros, indiferentes ante el ROC o el pop, abandonaron la Sala de Profesores en masa. Lo que sigue es una ficción sobre las posibles consecuencias de una política educativa nefasta, en cocktail con una dejación de responsabilidades sociales rayana en la delincuencia. Les ruego disculpen el uso ocasional de alguna perla de lenguaje grueso, sin llegar a la obesidad. Que sea literatura de anticipación o mera ucronía depende de usted y de mí. Recuerden aquello que dijo Marx enmendando la plana a Hegel: la historia acontece como tragedia y se repite como farsa.

Hace ya algunos años que el muyahidín Ali Qatar desembarcó subrepticiamente en la costa almeriense. A los poco avisados les pareció otro magrebí en busca de una vida mejor. Sólo él y el comendador de los creyentes saben la verdad: Ali Qatar, cual nuevo Tarik, está destinado a arrancar Al Andalus de las manos infieles. Al alcanzar la orilla creyó haber muerto y alcanzado una versión fondona del paraíso de las huríes. Su confusión  aumentó al ver varones igualmente en bolas, en versiones tanto hirsutas como metrodepiladas.

 
 
 
 
 
 

Huríes para el creyente de gustos, digamos, amplios

 

Poco después supo que había desembarcado en Vera, meca del despelote infiel. Largas estaciones recolectando pepinos, higos, melones y pimientos bajo plástico no contribuyeron sino a fijar en su mente iracunda la humillación de su genital equívoco.

 

Los vege(ni)tales, obsesión de Qatar

Abandonó el cultivo intensivo por la construcción en la época del pelotazo, especializándose onomásticamente en el embaldosado de inodoros. A lo largo de los años, siguiendo el plan diseñado en su madrasa, Qatar había logrado infiltrarse en el tejido social almeriense gracias a sus estudios de psicopedorretología, participando en cualesquiera organizaciones no gubernamentales, aunque mantenidas, paradójicamente, con dinero público. Su disposición al medro le facilitó permiso de residencia y trabajo vía matrimonio con una española tan ayuna de coyunda como él de papeles.  Totalmente integrado en la vida española, obtuvo una plaza de orientador en las últimas pseudooposiciones a profesor de instituto por el cupo de discapacitados, alegando que el roce inguinal de su mayestático príapo (él lo llamaba su “falo de Hércules”) le provocaba una contorsión en los andares similar a la provocada por una reciente consumación pasiva del coito inter pares. El tribunal, alarmado y divertido, se dispuso a dar fe de tamaña circunstancia (o circunstancia del tamaño) calibrando el quinto miembro del opositor Qatar. Primero sacaron una cinta métrica de sastre. Tras la primera ojeada, desecharon la cinta y sacaron un decímetro milimetrado. Concluyeron que el opositor Qatar presentaba un delirio de grandeza por sinécdoque con grado de discapacidad mental del 35%, y, por tanto, plenamente compatible con su labor de orientador. A pesar de la dura competencia del resto de charlatanes y chalados, la corrección política del tribunal obró el milagro y Qatar devino funcionario de carrera.

Sabedor de que irse al destino definitivo que le toque a uno en concurso de traslados es para parias, se procuró una comisión de servicios… para un centro de nueva creación en la playa de Vera, justo en donde se inició su ibérico periplo. Era el año de implantación del nuevo ROC. La directora del instituto, una enrollada profe-colegui de la buena psociedad, estaba encantada con la idea de tener un orientador moro. Como lo tomó por maricón debido a sus andares equívocos,  lo nombró coeducador. Recordemos que el ROC permitía a la directora asignar la reducción horaria a cargos y jefaturas del instituto como le viniera en gana. La directora, viendo que Qatar reduplicaba el misterio de la Santísima Trinidad  siendo uno y trino (orientador, moro, gay) le concedió una reducción de 30 horas, que básicamente funcionó, durante el primer año, como una orden de alejamiento del centro. El instituto, sin orientador ni coeducador, iba como la seda. Alarmado, el inspector indagó los motivos del buen funcionamiento del centro y devolvió a Qatar al redil para que las cosas volvieran a su desorden natural.

Lejos de frustrar a Qatar el tener que acudir a su centro de trabajo, se dio cuenta de que su labor de orientador y coeducador le dejaba mucho más tiempo libre que no ir al instituto. Aprovechó los medios que la Consejería de Educación ponía inavisadamente a su alcance para vertebrar una tupida red de yihadistas educativos en la costa almeriense y, en particular, en su centro. Todos los puestos de alumnos y padres del Consejo Escolar, vacantes por desidia, fueron ocupados por celosos muyahidines. La primera decisión del recién electo Consejo Escolar fue proponer el cambio del nombre del instituto (hasta aquel momento, IES CortijoDido) al de IES Mohammed Atta Puerca, cuya rica polisemia aludía al rigor (mortis) en la ejecución de los planes del buen yihadista, y a sus ideales socioevolutivos. El Delegado de Educación, partidario de políticas zapatéticas de rendición preventiva ante etnias no-pálidas y credos no judeocristianos, aplaudió la idea y dio el visto bueno. La segunda decisión fue sustituir el articulado del ROF del centro por la sharía, medida expeditiva que cortó por lo sano con hurtos menores y pecadillos de la carne, amén de acabar con los resfriados del alumnado femenino mediante su amortajamiento integral.

 
 
 

No, no te tires, que te vas al fondooo...

Miembra de la Equipa Femenina de Natación "Las Pitufas", del IES Mohammed Atta Puerca

 

Tras ello, Qatar propuso la inclusión en el Proyecto Educativo del centro de una completa batería de actividades formativas obligatorias para los docentes. Citemos algunos cursillos: “Coeducación para hirsutos”, “Liberación de la mujer africana: ablando se entiende la gente”, “Andalucía Imparable: Física de la Caída Libre” “Concesión de Comisiones de Servicio y otros fenómenos paraanormales”, “Del catedrático de instituto al psicopedorreto/a: evolución política e involución monolítica”, … La siguiente iniciativa Qatatónica consistió en una visita a la Mezquita de Córdoba con los alumnos del PCPI de Mantenimiento de Edificios. Culminando la obra que el recientemente fallecido Mansur Escuredo dejó inacabada, los alumnos de Qatar tomaron la Mezquita por asalto ante el aplauso de las autoridades psocioeducativas, asalto interpretado como justa aplicación de la ley de Memoria Histórica con un laxo lapso temporal.

¿Quién pondrá coto a las sagaces maniobras de Ali Qatar? ¿Quién impedirá que la junta de Andalucía se gaste una pasta en dar clases de árabe mientras que en los centros no hay ni para papel higiénico?

¿Tenemos unas autoridades laicas, cultas, que crean en una enseñanza pública de calidad y en una sociedad racional, no esclavizada a un dogma cruel? ¿Que no cedan ante los que más gritan, y que crean que los hijos de los trabajadores tienen derecho a una formación de calidad?

Ja, ja, ja, ja…

No, amigos. Esto no es Francia ni Alemania. Los alcaldes psociatas y los concejales de Izquierda Hundida se matan por presidir procesiones semanasanteras y, a la vez, le dan el oro al moro. Asumamos nuestra idiosincrasia.

El fuego se combate con el fuego. Nuestra única esperanza es Kiko Argüello. Él, con su Opus Dei para canis. ¿Por qué? El Opus propugna alcanzar la santidad por el trabajo. Los kikos la alcanzan follando. La fantástica tasa de natalidad de los kikos, que se reproducen como conejos a pilas, es lo que podría repoblar los institutos, a medio plazo, con jóvenes católicos recios, estólidos, invulnerables ante la infección del relativismo cultural…

Kiko Argüello explica lo de "Creced y Multiplicaos": "Multiplicaos es follandooo..."

¿Les parece que exagero? ¿Acaso afirmo que el nuevo ROC es el culpable de una invasión psociomora y que hay que caer en el otro extremo ? No, no es esto. Más bien es todo un desastre causado por unos okupas que llevan treinta años en una casa que es de todos, gastando el dinero de todos… y, lo que es peor: tolerados por la mayoría con una mezcla de complicidad (algunos) y fatalismo (muchos) que ha amputado muchas oportunidades de cambio.


El ordenador nuevo del emperador, o de la Escuela 2.0 como McGuffin (III): El Profesor Cableado

22 octubre, 2010

Instalación casi completa de la última distribución de Guadalinex

 

Para los que no peinamos canas (no por nuestra juventud, sino porque la alopecia nos va dejando mondos y lirondos, y ya ni nos peinamos) es enternecedor ver aparecer por el instituto una nueva hornada de profesores en prácticas. Como viajeros inexpertos, aparecen pertrechados furiosamente de la más varia impedimenta. Recuerdo a uno que llevaba el maletín del portátil, un par de mapas, un fajo de cuadernos y un sinfín de material fungible que caía fungido por las escaleras a medida que se acercaba al matadero. Angelito. Ni uno solo de sus gadgets le libró de ser masticado hasta la pulpa por nuestros entrañables humanoides. A veces se nos olvida lo fundamental: dar clase implica establecer una relación personal con cada alumno. Eso es lo único que nos hace imprescindibles. Todo lo demás son herramientas, pero, si falta un auténtico diálogo, las herramientas no son más que un decorado vacío de actores.

Ese mismo día, Z., una simpática profesora en prácticas, revoloteaba por la sala de profesores enchufando su laptop en todos los orificios susceptibles de conducir corriente o datos, incluyendo la máquina del café. Estaba azorada porque había intentado editar una presentación en pagüerpoin en un ordenador de la junta y, como es normal, el pagüerpoin había sido triturado hasta los protones. Justo antes de la clase en que lo iba a usar. La crisis, con la modesta ayuda de su seguro servidor, se arregló in extremis. Z., enjugando su última gota de sudor, dijo: “¡Menos mal! A mí me gusta ser divertida en mis clases, y sin mis pagüerpoins, ¡yo no puedo ser divertida!”


Manual del perfecto resistente

2 octubre, 2010

Qué duda cabe de que la Consejería de Educación es una benéfica institución que vela por los intereses del Cuerpo (y del Espíritu) de Profesores de Enseñanza Secundaria. Sin embargo, al igual que las madres con síndrome de Münchhausen, la Junta puede, y perdonen el uso de lenguaje poético, jodernos vivos con su tóxico amor. Por eso es recomendable la lectura atenta del siguiente opúsculo:

Este libelito, cortesía de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), advierte de forma preclara algunas situaciones en las que nuestros superiores jerárquicos -sabedores de que demasiada información nubla las entendederas del lacayo y le inspiran una maléfica ansia de libertad- nos llevan, como se dice popularmente, al huerto y nos tratan, no ya como a infantes a los que se dirige sin consultar, sino como a reses estabuladas. Que es, por otro lado, lo que nos merecemos, dado el nulo orgullo que nos esforzamos en exhibir siempre que tenemos ocasión.

P. S. Acabo de reparar en que no les he revelado que, desde finales del curso pasado, soy asociado de APIA. Lo he hecho con el convencimiento de que equivocarse siempre es mejor que no hacer nada. Son libres de opinar lo que quieran, como siempre, y les agradecería que lo hicieran.


Huelga todo comentario

25 septiembre, 2010

Convocatoria de huelga de CCOO y UGT

El próximo día Miércoles, 29 de Septiembre, si razones de fuerza mayor no lo impiden, el PE acudirá a su centro de trabajo puntualmente y cumplirá su horario regular e irregular con el rigor de una contractura cervical. Esto es; el PE no secundará la convocatoria de huelga de CCOO y UGT. ¿Por qué? Como dijo el clásico, si tengo que explicárselo, es que no lo van a entender.